Always in Health

Mielomeningocele: Causas, Síntomas, Diagnóstico Y Tratamiento

Vamos a hablar de un defecto congénito del sistema nervioso central llamado mielomeningocele, también conocido como espina bífida abierta, que ocurre aproximadamente en 2 de cada 1000 nacidos vivos.

La palabra mielomeningocele está compuesta de 3 partes:

  1. Myelos: médula espinal.
  2. Meningx: meninges que son 3 membranas protectoras del sistema nervioso central.
  3. Cele: hernias, tumor o acumulación.

Es una hernia, especie de saco o tumoración, en la mayoría de los casos en la región lumbar de la columna vertebral, pero también puede desarrollarse en la unión de la cabeza y cuello o craneocervical y columna torácica.

Es el más común de los tipos de espina bífida y el 80% pueden tener hidrocefalia.

Lee nuestra guía sobre cómo funciona nuestro sistema nervioso

Causas Del Mielomeningocele

En la formación de los huesos, los arcos vertebrales se cierran durante el proceso llamado osificación. Este cierre forma las vértebras que componen la columna vertebral, que es la estructura ósea que protege a la médula espinal.

Las vértebras que primero se cierran son las cervicales, le siguen las torácicas y así hasta llegar a la columna lumbosacra.

El mielomeningocele es una alteración de la médula espinal que ocurre cuando no se cierran los arcos vertebrales de más de una vértebra en la etapa fetal, ocasionando la herniación de la médula espinal, meninges, líquido cefalorraquídeo y raíces nerviosas.


Es la forma más grave de espina bífida, debido a las estructuras anatómicas que se ven involucradas. Además, a diferencia de los otros tipos de espina bífida, en la mayoría de los casos, la piel no cubre las estructuras nerviosas que forman la hernia.

No se sabe la causa exacta pero se puede relacionar con medicamentos teratógenos, enfermedades como toxoplasmosis y rubeola, episodios de fiebre muy alta de la madre durante los primeros meses de embrazo y factores genéticos.

La causa más probable es la falta de ácido fólico en la madre antes o durante la concepción, ya que la formación del sistema nervioso fetal se inicia en la segunda o tercera semana del embarazo.

La formación del tubo neural termina alrededor del día 26 de embarazo, el cual se convertirá en el cerebro y la médula espinal.

La falta de ácido fólico impide el cierre completo del tubo neural y por ello debes tomarlo si estás planeando embarazarte pronto.

 

Factores De Riesgo Del Mielomeningocele

Casi todos los factores de riesgo tienen que ver con la salud materna:

  • Falta de ácido fólico antes y durante los primeros días del embarazo.
  • Nacimiento de bebés con espina bífida en la familia, o embarazos anteriores con espina bífida.
  • Algunos medicamentos tomados durante el embarazo como el ácido valproico.
  • Las mujeres hispanas y caucásicas tienen más probabilidad de tener hijos con mielomeningocele.
  • Obesidad y sobrepeso.
  • Diabetes no controlada.

 

Diagnóstico Del Mielomeningocele

Diagnóstico Prenatal

Entre el cuarto y quinto mes de embarazo se hace una prueba rutinaria para determinar la salud del bebé que se está formando en el vientre.


La prueba de detección cuádruple consiste en obtener una muestra de sangre para analizar los niveles de:

  • Una proteína, llamada alfafetoproteína, producida por el feto.
  • Gonadotropina coriónica humana, producida por la placenta.
  • Estriol libre, una forma de estrógeno producida por el feto.
  • Placenta e inhibina A, hormona secretada por la placenta.

En este caso nos interesan los niveles de la alfafetoproteína, que si son muy elevados, indican un defecto del tubo neural, ya sea anencefalia (ausencia de cerebro) y mielomeningocele, entre otros.

Si los niveles de la alfafetoproteína están elevados se corroborará el diagnóstico con una ecografía o ultrasonido en tercera dimensión para ver la formación del tubo neural en forma detallada.

Se indicará también una amniocentesis, donde se utiliza una aguja para extraer una muestra del líquido que se encuentra dentro del saco amniótico, el cual rodea al bebé.

Una elevación de la alfafetoproteína en sangre también puede indicar embarazos múltiples, por eso la importancia de la ecografía o ultrasonido para un diagnóstico preciso.

Diagnóstico Al Nacimiento

Se detecta un parto distócico o parto anormal, donde el bebé tiene dificultad para salir por el canal del parto, cuando no se hace un diagnóstico prenatal de mielomeningocele. Al nacer, se nota la protuberancia en alguna región de la espalda.

Se pueden realizar radiografías, ecografía o ultrasonido, tomografía computarizada o resonancia magnética del área de la columna afectada del bebé, para conocer la extensión del defecto congénito.

 

Síntomas Del Mielomeningocele

Los síntomas dependen de varios factores:

  • Nivel vertebral en donde se encuentra el mielomeningocele.
  • La cantidad de arcos vertebrales que permanecen sin cerrar.
  • Ausencia o presencia de piel cubriendo el mielomeningocele.
  • Raíces nerviosas que se encuentran afectadas.

El daño neurológico se puede detectar si hay:

  • Disminución o falta de sensibilidad y movimientos debajo del área donde se encuentra el meningocele. En los casos más graves parálisis de miembros inferiores.
  • Problemas en la vejiga o intestinos.
  • Convulsiones, sobre todo en presencia de hidrocefalia.
  • Defectos de pies o piernas.
  • Curvatura anormal de la columna como la escoliosis.

 

Complicaciones Del Mielomeningocele

En ocasiones no hay daño neurológico o es tan leve que la persona puede llevar una vida completamente normal, sin embargo, es más frecuente que haya complicaciones mayores.

Un parto distócico puede ocasionar dislocación de cadera y anoxia, que es falta de oxigenación cerebral, causando parálisis cerebral.

Por eso la recomendación de acudir con tu ginecólogo para el control durante el embarazo, ya que si el diagnóstico de mielomeningocele es positivo, tu bebé debe nacer por cesárea.

Las complicaciones también dependen de la gravedad del mielomeningocele, el nivel de la de la columna dónde se encuentra, la atención recibida inmediatamente después del nacimiento, los cuidados y rehabilitaciones posteriores.

Una de las complicaciones más frecuentes es la parálisis parcial o total de las piernas, con necesidad de usar muletas o silla de ruedas.

Hidrocefalia, que es la acumulación del líquido cefalorraquídeo en el cerebro, la cual se corrige con la colocación de una sonda que va desde los ventrículos cerebrales hacia el abdomen, llamada derivación ventricular.

Incontinencia de esfínteres, el no poder controlar las funciones de evacuar y orinar nos lleva a la necesidad de utilizar sondas urinarias y pañales durante toda la vida. Hay algunos ejercicios de rehabilitación para fortalecer estos esfínteres, a veces con buenos resultados.

Meningitis, que es la infección de las meninges y del sistema nervioso central, que suele ser muy grave por la falta de piel que cubre el mielomeningocele, haciendo que se contamine fácilmente.

La médula espinal anclada es cuando la médula se pega a la cicatriz de la cirugía para cerrar el mielomeningocele.

Durante el desarrollo normal del niño puede haber pérdida de la función muscular de las piernas, vejiga o intestino, debido a la incapacidad de crecimiento de la médula.

Problemas de comunicación, del habla y problemas de aprendizaje, debido al daño neurológico.

 

Tratamiento Del Mielomeningocele

El tratamiento principal del mielomeningocele es quirúrgico, donde el neurocirujano deberá colocar la médula espinal y meninges dentro de las vértebras y cubrirlas con músculo y piel para protegerlas de traumatismos e infecciones.

Durante este procedimiento quirúrgico se coloca una sonda cerebral o derivación ventricular para corregir la hidrocefalia, que es la acumulación del líquido cefalorraquídeo en el cerebro.

La cirugía puede limitar el daño neurológico, evitando que se dañen más los nervios afectados y, en ocasiones, puede restaurar la función de las raíces nerviosas afectadas.

Recientemente se han realizado cirugías prenatales y parece que la corrección del tubo neural del bebé tiene más éxito si se realiza antes de la semana 26 del embarazo.

Por otra parte, los niños operados dentro del vientre materno tienen un mejor pronóstico, presentan menos casos de hidrocefalia y parecen no necesitar, o necesitar menos, las muletas o silla de ruedas.

 

Otros Aspectos

Los niños que nacen con este defecto congénito deben llevar un seguimiento y apoyo en muchos aspectos.

Tienes que llevarlo a control en forma continua, probablemente de por vida. Además, existen terapias físicas, de lenguaje, apoyo emocional para el paciente y para los miembros de la familia.

Todos estos cuidados le ayudarán al paciente a tener una mejor calidad de vida y al resto de la familia le enseñará a conocer mejor sus necesidades y la manera de ayudarlo, tomando en cuenta que el daño neurológico es irreversible.

Conforme va creciendo tu hijo, puede tener diferentes complicaciones que probablemente requieran más cirugías.

 

Recomendaciones

Es importante que si planeas embarazarte tomes ácido fólico antes y durante el embarazo.

Acude al médico para que te indique el tratamiento adecuado y agrega los siguientes alimentos a tu dieta que son ricos en ácido fólico:

  • Frijoles, cítricos en fruta y jugos naturales, yemas de huevo, sin excederte y checando los niveles de colesterol en sangre.
  • Vegetales de hoja verde obscuro, brócoli, acelgas y espinacas.
  • Si eres diabética, lleva un control de tus niveles de azúcar y cuídate de no comer azúcar artificial.
  • Si tienes sobrepeso, cuida tu alimentación, ejercítate para que tengas un peso adecuado durante tu embarazo.

Es muy importante que exageres tus cuidados previos al embarazo.

Platícanos tus opiniones acerca del tema.

Nos vemos.


Ver También:

Related posts

Cucumber Face Mask: Benefits and Homemade Face Mask Recipes

alwaysinhealth

Progesterona: Para Qué Sirve, Usos Y Efectos Secundarios

alwaysinhealth

6 Deliciosos Licuados Para Limpiar El Colon de Forma 100% Natural

alwaysinhealth

Leave a Comment