Always in Health

¿Por dónde empezar?: 5 Alimentos que puedes hacer al estilo meal prep para comenzar

Llegas a casa, tienes hambre, estás muy casada, ¿qué es lo que haces?: Ordenas algo para comer. Y con esto se fueron por la borda todos los progreso de la dieta y los ejercicios. ¡Pero podemos evitar esto!

Adopta el estilo de cocina de meal prep y ten a la mano comidas ya listas que solo debes calentar y en minutos ya tienes un plato balanceado, light, que no te hará salirte de la dieta porque tú lo preparaste con anterioridad. ¡Hablando de estar siempre listas!

También te puede interesar: Meal prep: Burritos para el desayuno directo del congelador

¿Pero cómo empezar a hacer meal preps? Tal vez lo tuyo no sea hacer toda la comida de la semana de una vez, ¿qué pasa si a mitad de camino te provoca comer otra cosa? O tal vez no eres muy entusiasta de cocinar mucho. Pues esto es precisamente lo que te ahorrarás si comienzas a hacer meal preps, y si no sabes por dónde comenzar te dejamos 5 comidas que puedes dejar ya preparadas para usarlas cuando quieras:

Foto: Pop Sugar

1- Quinoa

La quinoa es una comida perfecta para mantener congelada durante la semana, no solo contienen mucha fibra, magnesio, y hierro, sino que también provee de proteína para darte mucha energía en tu rutina diaria. Remoja una taza de quinoa y combínala con 2 tazas de agua sobre una olla en la cocina. Cocina por 15 minutos y transfiérelo a un contenedor con tapa. Déjalo enfriar  y luego congélalo.

La puedes usar con leche de almendras y frutas secas para un desayuno, combinarlo con yogur, ponérselo a las ensaladas, mezclarlo con tomate, pepino y hierbas frescas para una guarnición en tus platos, reemplazar el arroz blanco en tortillas, sushi, sopas, cacerolas, y hasta como sustituto de la pasta.

2- Vegetales rostizados

No solo puedes almacenar vegetales crudos, sino que también los puedes guardar en la nevera ya rostizados, de manera que solo sea cuestión de sacar, calentar y comer. Puedes hacer unas cuantas porciones de batatas, zucchini, coliflor, tomates, squash, zanahorias, remolachas, pimentones, cebollas, todo con unos chorritos de aceite de oliva, sal y pimienta. Rostízalos a 400° F por 15 a 25 minutos revolviendo de vez en cuando para que no se quemen ni peguen. Déjalos enfriar y sepáralos en recipientes para la semana o bolsitas plásticas.

Los vas a tener listos cuando quieras hacerte platos como ensaladas de pasta, mezclarlos con quinoa y hierbas, con huevos revueltos, omelets, los puedes licuar para hacer cremas o sopas, incluso puedes hacerlos salsa para pastas y enchiladas, también puedes armar burritos de vegetales, sánduches, hacer purés y dips.

Foto: Fit Body USA

3- Huevos duros

Tal vez nunca se te haya ocurrido dejar ya los huevos hervidos listos en la nevera para solo tomarlos y disfrutarlos; pero esta es una buena idea que te ahorrará mucho tiempo. Además, un huevo duro es una excelente merienda, ya tenerlo listo en la nevera evitará que busques otras opciones de snacks poco saludables. Solo toma unos huevos y ponlos en una olla con agua fría, calienta la olla hasta que el agua hierva, una vez que esto pase, tapa la olla y apaga el fuego, déjalo descansar por 12 minutos. Saca los huevos y mételos en agua fría para que no se cuezan de más. Mételos en la nevera, te durarán unos 5 días.

Los tendrás listos para hacer platos como wraps, sánduches, tostadas, ensaladas o comer solo con un poco de sal y pimienta.

Foto: Pop Sugar

4- Avena

La avena también es un buen alimento para dejar de un día para otro, en especial cuando quieres que se impregne de otros sabores y así tengas tus propios platos de avenas saborizadas.  Esta opción es perfecta para las mañanas ocupadas y apuradas, así nunca te saltarás el desayuno, ¡ya lo tendrás listo en la nevera!

Agrégales nueves, mantequilla de almendra o maní, semillas, frutos secos, hasta cacao en polvo, vainilla, leche de coco. Solo colócalo en unos tarros de vidrio y están listo para tomar y llevar en la mañana.

También te puede interesar: Meal prep de la semana: 3 Tipos de enrollados sin gluten para el desayuno

5- Vegetales crudos

Debes admitir que tener ya todos los vegetales cortados, pelados y listos para usar es una gran ventaja que te ahorra mucho tiempo y esfuerzo. Solo debes colocarlos en recipientes con tapa y estarán listos para tomar las pociones que necesites en el momento y hacer hummus, dips, meriendas rápidas para los niños como tiras de zanahoria, ponerlos en tus ensaladas, hamburguesas vegetarianas, sánduches, ensaladas de pasta, o solo agregarlas a tu caldo para obtener una sopa de vegetales casi instantánea.

¡Ya tienes 5 buenas maneras de cómo empezar!

¿No te encanta estar siempre preparada? Todo lo que debes hacer es ponerte a cortar todos los vegetales y frutas luego de hacer las compras, lava todo, corta, rostiza y guarda. Te habrás ahorrado muchísimo tiempo de cocina en la semana y además, ya tendrás prácticamente una buena parte de la comida lista cuando llegues a casa y decidas hacerte una cena saludable, sencilla y rápida.

¡Siempre lista!

Con información de Vegukate.

También te puede interesar: Deliciosas recetas vegetarianas

Video cortesía de i24Web

Related posts

Obtén el vientre plano de tus sueños en tan solo 2 minutos con esta rutina relámpago

alwaysinhealth

18 Consejos Para Prevenir Un Infarto A Cualquier Edad

alwaysinhealth

Hongos Comestibles / Edible Mushrooms

alwaysinhealth

Leave a Comment